La garantía para la central Coca-Codo Sinclair disminuyó

Tuesday, 22 May 2018 09:50 Written by  font size decrease font size decrease font size increase font size increase font size

La hidroeléctrica está conformada por ocho unidades de generación de energía. Tiene una capacidad nominal de 1 500 megavatios (MW).

La garantía de fiel cumplimiento de Coca-Codo Sinclair -que respalda que esta infraestructura cumpla con los requerimientos- se redujo, a pesar de que la obra aún no ha sido entregada definitivamente.

El monto de la garantía, en principio, fue del 10% del precio del contrato; es decir, USD 197,9 millones, de los 1 979,7 millones acordados. Pero el monto total de la fianza no se mantuvo hasta la recepción final de la obra como ocurre, usualmente, en contratación pública. La cláusula 25.1.1.1 del contrato, suscrito en octubre del 2009, establece que la garantía de fiel cumplimiento se libere y reduzca en un 75% en el momento de la recepción provisional de la fase 2, que ocurrió el 16 de diciembre del 2016.

Esta fecha consta en el informe de rendición de cuentas de la Unidad de Negocio Coca-Codo Sinclair de ese año. Desde entonces, Coca Sinclair tiene alrededor de USD 49,4 millones (2,4% del precio inicial de la obra) como fianza para respaldar el fiel cumplimiento de esta central, la cual registra defectos y aún no ha sido recibida a conformidad, aunque está en operación desde hace un año y medio.

Luis Andrade Polanco, consultor en Contratación Pública, mencionó que en este ámbito no es usual devolver la garantía de fiel cumplimiento con la entrega provisional. Lo común, según la Ley de Contratación Pública, es hacerlo con la suscripción del acta de recepción definitiva.

De esta forma, la Ley asegura que la contratista cumpla con el contrato y otorga al Estado un respaldo ante posibles reparaciones o cambios de aquellas partes de la obra en la que se descubran defectos de construcción, mala calidad o incumplimientos que sean atribuibles al proveedor. Este respaldo, que consta en la Ley, no fue tomado en cuenta para Coca-Codo Sinclair.

Por ser un proyecto estratégico, para su contratación se emitió un reglamento especial, detalla el propio contrato. Pese a esto, Andrade Polanco enfatizó que en el contrato debió primar lo que señala la Constitución: “Las compras públicas cumplirán con criterios de eficiencia, transparencia, calidad, responsabilidad ambiental y social”.

Este Diario preguntó a la Corporación Eléctrica del Ecuador (Celec), responsable de la operación de Coca-Codo, por qué admitieron estas condiciones. El 21 de mayo del 2018, la entidad respondió que atenderá más adelante este pedido.

En esta central, que entró en operación en noviembre del 2016, se han detectado microfisuras y fisuras en el final de la tubería de presión y en los distribuidores, que son áreas que soportan grandes presiones a causa del caudal, informaron Celec y la fiscalizadora Asociación CFE-Pypsa-CVA-ICA, en febrero del 2015.

En el caso de los distribuidores, la fiscalizadora informó que los defectos se presentaron porque los materiales no cumplen con certificaciones internacionales (ASME). Por esto, solicitaron ampliar la garantía de estos por 10 años a partir de la entrega provisional. Sinohydro no lo aceptó. Para atender las fallas, la obra cuenta con otra garantía denominada de buen funcionamiento y ausencia de defectos.

Esta garantía estará vigente hasta diciembre del 2018, cuando se cumplen dos años desde la recepción provisional de la fase dos de la obra. En esta etapa, la firma china deberá asumir la reparación de las fallas antes de proceder con la entrega definitiva. Y luego podrá recuperar el resto de la garantía económica.

Para que estos trabajos no afecten a los tiempos previstos en el contrato (dos años) se han suscrito actas con la empresa, dijo Carlos Pérez, ministro de Hidrocarburos y Electricidad. “Si (Sinohydro) se demora, esto no debería afectar al contrato ni a la firma del acta de recepción definitiva”. Pese a esta consideración, representantes de colegios de profesionales consideran que el escenario es complejo.

Fernando Salinas, presidente del Colegio de Ingenieros Eléctricos y Electrónicos de Pichincha,indicó que si la calidad del material (acero) utilizado no cumple con los requisitos mínimos de calidad, “difícilmente” se solucionará el problema de fisuras en el mediano y largo plazos.

Carlos Baldeón, presidente del Colegio de Ingenieros Mecánicos de Pichincha, agregó que la fiscalizadora alertó que el material está afectado y así no se garantiza que la obra cumpla su vida útil (50 años).

Fuente: El Comercio 

Read 35 times
Rate this item
(0 votes)

Template Settings

Color

For each color, the params below will give default values
Black Blue Brow Green Cyan

Body

Background Color
Text Color
Layout Style
Select menu
Google Font
Body Font-size
Body Font-family