Home Economía Petroecuador estima que la interrupción de las operaciones en el Yasuní resultaría en una disminución de ingresos brutos superior a los 17 mil millones de dólares

Petroecuador estima que la interrupción de las operaciones en el Yasuní resultaría en una disminución de ingresos brutos superior a los 17 mil millones de dólares

by Ecuador En Directo

El Banco Central argumenta pérdida de recursos para el Estado y disminución del crecimiento económico. Estudios ambientales señalan efectos negativos en el aire, suelo y fauna.

Según cálculos de EP Petroecuador, el cese de operaciones en el Bloque 43-ITT, en caso de que ganara el sí en la consulta popular sobre el Yasuní, implicaría un costo de oportunidad en el volumen de extracción de petróleo de 281,8 millones de barriles, entre 2023-2043. Esta disminución en la producción petrolera conllevaría a que se deje de percibir ingresos brutos por USD 17 634,5 millones.

Esta información la dio a conocer el Banco Central, en su estudio sobre los impactos macroeconómicos por mantener el crudo del bloque 43-ITT indefinidamente en el subsuelo. En el texto agregó que, si se descuentan los montos esperados por inversiones, costos y deducciones por la Ley Amazónica y Ley 40, el Estado dejaría de percibir recursos por concepto del rendimiento petrolero por USD 12 039 millones.

Si a esto se suman los costos de abandono de los campos, compensaciones sociales y las pérdidas asociadas a las inversiones realizadas, el costo de oportunidad asciende a USD 14 709 millones”.

El Banco Central señaló que esta caída, en la producción de crudo, implicaría una disminución de las exportaciones de USD 3 698 millones, en el período 2023-2026, si se compara con el escenario de programación macroeconómica de abril de 2023.

“Las afectaciones también se verían en las Reservas Internacionales, con variaciones de USD -452 millones en el último trimestre de 2023 y USD -1 268 millones en 2024, con un efecto negativo total de USD 1 720 millones”.

Además, el sector público no financiero (SPNF) dejaría de percibir USD 3 500 millones por concepto de ingresos petroleros. Por el lado del gasto, se tendría una reducción de USD 1 224 millones, que correspondería al gasto de inversión asociado a las operaciones en el Bloque 43-ITT, que ya no se ejecutaría. Por lo que el impacto en las finanzas públicas se traduciría en un déficit de USD 2 275 millones.

Macro
A nivel macroeconómico, el Banco Central señaló que se espera una reducción de 1,9 puntos porcentuales en el crecimiento económico, previsto para el período 2023-2026, debido a la paralización de la actividad petrolera en el Bloque 43-ITT. En términos per cápita, esto implicaría una reducción agregada de USD 249 por cada ecuatoriano.

A partir de la simulación de una política de transferencias sociales, de los ingresos petroleros que recibiría el SPNF por la explotación del ITT hacia hogares en condición de pobreza, se esperaría una reducción. Esta baja tendría un promedio anual de 3,2 puntos porcentuales, en la incidencia de este indicador a nivel nacional, para el período 2023-2025, respecto a la información de junio.

2016
La explotación del Bloque 43-ITT inició en julio de 2016 en el Tiputini. Luego siguió el campo Tambococha, en marzo de 2018, y en el campo Ishpingo, en abril de 2022. A lo largo de este período, la producción total en el bloque experimentó un crecimiento significativo, pasando de 3,1 millones de barriles, en 2016, a 18,5 millones de barriles en 2022, señaló el Banco Central.

“Lo que equivale a un promedio de producción diario de 50,6 mil barriles y representó 13,5% del total de la producción de EP Petroecuador en el mismo período”, indicó la institución.

Añadió que, para las operaciones del Bloque 43-ITT, entre 2014 y 2022, se realizaron inversiones en OPEX y CAPEX por un valor promedio de USD 2 256 millones. Además, el rendimiento petrolero acumulado desde el inicio de la explotación en este bloque, ascendió a USD 4 123 millones hasta 2022.

Afectaciones
Según los estudios elaborados para la emisión de la Licencia Ambiental, la operación petrolera en los bloques Tiputini y Tambococha suponía efectos sobre la calidad de los componentes del aire, suelo y agua.

Adicionalmente, afectaciones sobre la flora y vegetación del área de estudio, especialmente en las fases de construcción de las instalaciones por el desbroce del terreno y el corte del material vegetal. Los impactos negativos también se encontraron sobre la fauna por una posible migración de especies únicas.

“El estudio de impacto ambiental para la operación del campo Ishpingo Norte mostró que, del total de los impactos evaluados, 17 fueron de carácter crítico, 20 moderados, 86 severos y 109 son compatibles. Dentro de los principales riesgos sobre la flora y fauna destacaron los posibles atropellamientos a animales, la extracción de especies de fauna, la caza y pesca ilegal, incendios forestales, fauna impregnada de crudo, entre otros”, se indicó.

Related Articles