Home Comunidad El edificio del ECU-911 todavía no sana Hay daños en el techo y las paredes. Las filtraciones se evidencian hace 3 años. Son generados por la falta de impermeabilización.

El edificio del ECU-911 todavía no sana Hay daños en el techo y las paredes. Las filtraciones se evidencian hace 3 años. Son generados por la falta de impermeabilización.

by editor

Los estragos que generó el invierno hace tres años, todavía son evidentes en el Centro Integrado de Seguridad en Samborondón (CIS ECU-911), ubicado en LaPuntilla.

La estructura registra daños, todos en la planta alta y en ciertos puntos específicos de la fachada trasera, que a más de un usuario le preocupa. Hay cables colgando de los techos y enormes planchas que han sido colocadas para tapar los huecos que, a decir de los visitantes, hasta hace poco se distinguían en el cielo falso, la cubiertas.

“El lugar está tan descuidado que no parece que fuera esta la central de emergencias de todo Guayas y Santa Elena, o peor aún, que sea este el sitio que hace siete años se estrenó con una inversión enorme (de casi $ 10 millones)”, lamenta Sebastián Gellibert, quien se encontraba en el lugar para renovar su licencia.

“Este edificio es triste y apagado, cuando debería ser todo lo contrario. Por el deterioro hay incluso oficinas cerradas”, agrega. Una de ellas, la de la Unidad de las Fuerzas Armadas, de cuyo tumbado de yeso se desprende parte de la cubierta y las mismas luminarias.

“Es como si un sismo nos hubiese azotado una y diez veces”, agrega la también usuaria Claribel Santana, residente de Ciudad Celeste, quien se queja además de que las áreas ornamentales sean tan grises que incluso a plena luz del día y con personas cerca, el sitio parezca desolado.

El edificio del ECU-911 todavía no sana

Y es que, como lo constató este Diario, entre las macetas se pueden ver aún los cordones amarillos que advierten de un peligro y lo que parece haber sido un jardín decorativo, situado junto a los ascensores; no es más que un espacio repleto de piedras decorativas esparcidas.

“Son tantos años y las medidas que toman son paliativas. Ahorita hay que agradecer que hayan “parchado” los huecos en el cielo falso, porque lo que se observaba era deplorable”, agrega la también usuaria Mariana Delgado.

Respecto al tema Ángel Aucancela, director de Patrocinio y contratación de Inmobiliar, a cargo de la dependencia, asegura conocer de esta situación y apunta a que se debe a problemas de filtración únicamente y no a los daños que dejó el terremoto del 2016, como creen algunos usuarios.

“El terremoto dañó solo nuestra escalera de emergencias, que está ya reparada; y sobre la filtración, hemos dado mantenimientos preventivos con nuestros técnicos para tratar de resolver los inconvenientes. Asimismo hemos hecho unas contrataciones para impermeabilizar la losa años anteriores, sin embargo esto ha quedado relegado por la Contraloría General del Estado que a través de un informe recomienda que nos abstengamos de realizar nuevos contratos mientras no tengamos ejecutados o cerrados los anteriores”. Lo que implica, agrega, a que los trabajos de restauración y pintura puedan realizarse recién dentro de tres meses. “Posiblemente…”.

Sobre las cintas de peligro y las piedras que se observan cerca de los elevadores, Aucancela precisa que se buscará la manera de mejorar el entorno pronto.

A decir de Raúl Ledesma, gobernador de la provincia del Guayas, hoy el CIS les entregará un informe detallado de las averías en la edificación y el presupuesto estimado a invertir, para formalmente solicitar los fondos al Ministerio de Finanzas.

“Es necesaria la reparación. Y no solo por estética, sino por la seguridad de los funcionarios y los usuarios al interior y exterior del inmueble”, sentenció.

De forma similar piensa Jaime Cucalón, el primer jefe del Cuerpo de Bomberos de Samborondón, cuya dependencia ocupa un área dentro del inmueble, al hacer hincapié en que por ser la central del ECU-911 un compromiso del Gobierno hacia los ciudadanos; esta debería ejecutar los correctivos necesarios y con inmediatez.

Para Cucalón, de no ser posible, debería permitirse de forma legal que cada dependencia que allí tiene su oficina se encargue de reparar o darle mantenimiento a su área. “Podría todo mejorar si nos dan la autonomía para que actuemos y arreglemos el sitio. La autoridad debe tomar una decisión. No podemos seguir así”, añade.

FUENTE: EXPRESO

Related Articles