Home Salud Memes y la ‘depre’, el nuevo humor de las redes sociales

Memes y la ‘depre’, el nuevo humor de las redes sociales

by editor

Hace unos días, Karla Pallo, una estudiante universitaria de Guayaquil,compartió en su perfil de Facebook una foto que deja ver a un chico tendido en el suelo mientras es pateado por otros seis jóvenes más. El joven del piso tiene como etiqueta “mi vida”, mientras el resto de personas son personificadas como la ansiedad, depresión, inestabilidad emocional, desempleo, sueño y autosabotaje. 

La imagen es un meme, pues la publicación que la joven acompañó con una leyenda corta y simple: MQM (me quiero morir), le divirtió a quince personas. Le gustó a cinco  más y encantó a otras tres.

Nadie se inmuta. Hablar y reírse abiertamente sobre la depresión y otras enfermedades mentales es lo usual en las redes sociales. Un factor que podría proporcionar una visión distorsionada de esta condición mental.

“Aunque comúnmente las personas le llaman depresión a un estado temporal de tristeza”.

Un nuevo informe de la Organización Panamericana y Mundial de la Salud (OPS/OMS), señala que a nivel regional la depresión es la primera causa de discapacidad, es decir, tal y como explica Bonfanti, un factor que dificulta el desarrollo normal de cualquier persona. Ecuador, con el 7,8%, está dentro de los cinco primeros países latinoamericanos con esta problemática.

Junto a esto, el suicidio consta como una de las primeras causas de muerte en adolescentes en el país, de acuerdo con el séptimo informe de Situación de la Niñez y Adolescencia en Ecuador, presentado por el Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia (Unicef).

Aquellos que comparten memes con estética triste y simbolismos que humorizan a la depresión, creen en su propio dolor. Están molestos, desmoralizados, pero no siempre están clínicamente deprimidos y a menudo dificultan la diferenciación entre esta condición mental y emociones negativas comunes. Entorpeciendo el entendimiento de dicho estado psíquico.

“Al compartir esos contenidos, aunque cómicos, hay gente que reacciona ante ellos porque se identifican, se agrupan alrededor de ese afecto, pero ilusoriamente”, comenta Carlos Silva Koppel, psicoanalista y miembro de sociedad psicoanalítica “Apertura Para Otro Lacan” de Buenos Aires.

“No es lo mismo hacer un chiste de un evento nuestro que se ha superado y reírnos con él, que utilizar el trauma solo para hacer reír a otros y sentirnos abrazados”.

Este nuevo tipo de interacciones que rodean las enfermedades mentales en la web podrían asumirse como algo positivo desde cierto punto, al exponer, abiertamente, temas que antes significaban un tabú como las enfermedades mentales.

Pero Silva Koppel cree lo contrario, “que nos riamos de los estados melancólicos/depresivos es signo de la poca importancia que tiene socialmente”, escribe a través de un mensaje de WhatsApp.

“Nadie se burla del cáncer ni de la diabetes u otros cuadros médicos físicos. Pero al ser un tema psicológico, no tangible aparentemente, es motivo de comedia”. 

FUENTE: EL UNIVERSO


Related Articles