Home Comunidad La innovación en Ecuador tiene tres obstáculos.

La innovación en Ecuador tiene tres obstáculos.

by editor

Catedrática asegura que la falta de presupuesto, capacitación y patentes frenan el desarrollo del país. Sin embargo, la empresa privada se destaca. Marcos Cedeño tiene una empresa de envasado al vacío desde hace 7 años y hace 2 invirtió una fuerte suma de dinero para actualizar sus equipos tecnológicos.

Su propósito fue tener un sistema más automatizado para cubrir la demanda de sus clientes. Estuvo a punto de quebrar, asegura, porque no contaba con el capital necesario, por lo que acudió a un préstamo bancario. Gracias a esa inversión no solo mantuvo a sus clientes, sino que incrementó sus pedidos y amplió su cartera de compradores en el 12% aproximadamente.

Este empresario guayaquileño asegura que la inversión tecnológica es fundamental para que un negocio se “mantenga a flote”, de lo contrario se “quedará en el camino”. Sin embargo, reconoce que para invertir se necesita “más allá del fuerte capital, una capacitación técnica y operativa al personal que labora en la empresa o fábrica”.

Estos aspectos son fundamentales en un ecosistema empresarial que camina hacia la Industria 4.0 y a los que Ecuador, como política pública, direcciona sus esfuerzos en procesos y servicios. La innovación es un reflejo del desempeño de las economías y uno de los medidores es el Índice Global de Innovación 2019 (GII, por sus siglas en inglés). Este analiza y calcula 80 indicadores en un total de 129 países. El documento señala que en Latinoamérica no ha existido un cambio considerable comparado con otras regiones. Sin embargo, la región tiene sus prominentes representantes como Chile (51), Costa Rica (54), y México (56).

Ecuador descendió dos puntos Según el reporte, Ecuador ha dado saltos considerables hacia la innovación con respecto al capital humano e investigación. No obstante, y a pesar de los esfuerzos realizados por la industria y organizaciones por crear ecosistemas innovadores, el país descendió dos posiciones del puesto 97 de 2018 al 99 en este año, con una calificación de 26,56.

Adriana Amaya, profesora de la ESPAE de la Escuela Politécnica del Litoral (ESPOL) y autora del estudio, menciona tres obstáculos para la innovación en el país: falta de apoyo fiscal por medio de políticas públicas de forma permanente, falta de inversión para desarrollar habilidades en el largo plazo y pocos resultados creativos que derivan en insuficiencia de patentes.

Para la catedrática, existe una desconexión entre los sectores privado, público y académico, lo que ella denomina como “triple hélice”. Todavía existen esfuerzos aislados por patentar la innovación por parte del sector privado y una indiferencia por parte de las universidades de realizar trabajos colaborativos que permitan desarrollar invenciones. Amaya destaca el caso de China, que ha incrementado el número de sus patentes en la última década debido a los trabajos realizados bajo la idea de la “triple hélice”.

Ese país ocupa posición 14 en el ranking. Desafíos para las universidades Ecuador tampoco cuenta con suficiente talento humano en las universidades para implementar, desarrollar y producir innovación, así lo indica la subcategoría del informe sobre Graduados en Ciencia y Tecnología. En esta evaluación, el país bajó ocho posiciones respecto a 2018 y este año se ubica en el puesto 83.

“Es necesario que las universidades realicen un cambio en sus planes de estudio, para tener en cuenta los principales desarrollos tecnológicos y las competencias necesarias que el mundo actual demanda”, agrega Amaya. Por el contrario, la inversión del sector privado ecuatoriano se destaca en el reporte. Las empresas ofrecen entrenamiento formal para mejorar las habilidades de innovación de sus empleados.

Este es el caso de Cinthya Garnier, de Textil GG, una compañía manufacturera que se encarga de la confección de prendas de vestir para diferentes marcas. Garnier asegura que en los diez últimos años, la empresa ha invertido entre el 5% y 10% de su presupuesto, en la capacitación de su personal técnico sobre nuevos estilos de costuras de patrones, que permite mejor acabado en las prendas que comercializa a sus clientes.

“La inversión también la hacemos en capacitación a las mujeres, en desarrollar sus habilidades personales que influyan en su trabajo”, agrega. La académica de la Espol estima que en el país hay muchas iniciativas independientes de innovación, pero que aún no se integran los esfuerzos. “Esta falta de articulación de esfuerzos se debe usualmente a los pocos incentivos gubernamentales, y al exceso de burocracia”. Acota que la inversión en innovación es vital en todo momento, “pero es aún más crítica cuando el crecimiento del país es lento o inclusive, no hay crecimiento. Por esto, se requieren acciones decididas de los protagonistas que conforman el ecosistema de innovación”.

Según GII, las tres naciones que lideran el ranking son Suiza, con un puntaje de 67,24, seguido por Suecia (63,65) y de Estados Unidos (61,73). En este año el país norteamericano destrona a Holanda del Top 3. Los últimos países en el índice son: Nigeria con 18,13 puntos, Burundi (17,65) y Yemen con 14,49 en el puesto 129.

FUENTE: EL TELÉGRAFO

Related Articles