Home Comunidad Guillermo Peñalosa: Guayaquil debe abrir sus vías a las personas, no solo a los carros

Guillermo Peñalosa: Guayaquil debe abrir sus vías a las personas, no solo a los carros

by editor

«Nos enfocamos en los carros y no en la movilidad de la gente». El cuestionamiento fue de entrada. Guillermo Peñalosa, fundador y experto de la iniciativa Ciudades 8-80, señaló medidas que se pueden tomar para mejorar la movilidad y el estado de vida de la ciudadanía. El experto colombiano lo hizo durante la charla que brindó este miércoles en el Salón de la Ciudad del Municipio de Guayaquil. Ahí volverá a exponer este viernes, desde las 11:00. Ingreso gratuito.

Frente a funcionarios del Cabildo, de la Autoridad de Trànsito Municipal (ATM), y de la Fundación Metrovía, como su presidente Leopoldo Falquez, el también considerado embajador mundial de parques urbanos alertó sobre los riesgos que implican dar prioridad al uso del automóvil en la ciudad y no a la circulación de transeúntes por aceras anchas y seguras.

Solo 18 de cada 100 viajes se hacen en auto y aún así se da prioridad a la construcción de pasos a desnivel y parqueaderos para automòviles en lugar de sembrar árboles o hacer parques, dijo Peñalosa. «Nos hacemos esclavos del carro hasta para ir a comer un helado».

Comentó que en Guayaquil más de la tercera parte de la ciudad son calles pero insistió que no se puede pensar que esas vías son solo para que transiten los automóviles, sino que también se debe caminar y andar en bicicleta.

Por eso sugirió que las vías se peatonalicen y se destinen al uso de bicicletas, como se hizo con la ciclovía recreativa en Bogotá, donde su hermano Enrique es alcalde. Y si alguien no desea usar bicicletas puede hacer aeróbicos, deportes o cualquier tipo de actividad física en las calles, que son el «espacio público más grande de la ciudad».

Ciclovías deben estar segregadas

Sin embargo, Peñalosa alertó sobre la necesidad que la construcción de ciclovías debe incluir su separación de los carriles de automóviles con plantas o separadores que impidan que otros vehículos las invadan. Pintar solamente señalización horizontal o instalar señalética no basta, debe estar segregada.

Además enfatizó la importancia de que las ciclovías formen una red de conexión para unir varios puntos de interés. Hacer por ejemplo solo un kilómetro de vía exclusiva para bicicletas que no lleva a ningún lado, no ayudará a quienes usen este tipo de transporte.

Si se hacen ciclovías que no separen a ciclistas de peatones y que no sean parte de una red que conecte varios puntos, será como hacer una cancha de fútbol con una sola portería, no funcionará, fue la analogía del experto.

Se refirió al uso de monopatines y por eso dijo que habrá quienes incluso los prefieran al uso de la bicicleta y que por eso es importante que activistas, colectivos y organizaciones civiles se unan para exigir vías seguras de circulación lenta para todo este tipo de transporte.

¿Por qué apenas 1 % de viajes se realizan en bicicleta en Guayaquil? Porque no existe infraestructura segura, dijo Peñalosa. ‘Hágala y verá cómo suben’ los trayectos en este vehículo, aseguró. Incluso sostuvo que un sistema de bicicleta pública no servirá sin vías exclusivas para ciclistas.

Invasión de aceras

Las aceras son para caminar y eso es algo sagrado, recalcó. Peñalosa aseguró que permitir que los automóviles se suban a las aceras, algo común en Guayaquil, es un insulto. ‘Hay que inundar la ciudad de grúas y a quien suba el carro a la acera, llevárselo enseguida. Hay que tener prioridades’, manifestó.

Mencionó que no existe una medida ideal para el tamaño de las aceras. Con dos metros se puede caminar pero con cuatro se puede hacer amigos y con ocho se hacen fiestas. Por eso dijo que es «cuestión de felicidad» su diseño. Criticó que haya espacios peatonales angostos que incluso tienen un poste de alumbrado público en medio, que impide la circulación de transeúntes sillas de ruedas y coches de bebé.

Por eso habló de su iniciativa Ciudades 8-80, que consiste en tener urbes con espacios públicos y vías seguras tanto para niños de ocho años como adultos mayores de 80. «¿Nuestras calles son seguras para ellos?», preguntó. Y añadió: tenemos que dejar de hacer ciudades como si todos tuviéramos 30 años y fuéramos atletas. Se debe caminar màs y usar transporte saludable.

También comentó que se debe tener espacios públicos con árboles y espacios para descanso como bancas. Muchas veces se quitan las bancas, contó, para evitar que las personas sin hogar duerman ahí. Pero no se piensa en los adultos mayores que salen a caminar y se pueden cansar.

Carril de Metrovía no se debe compartir

«Me da tristeza» y es «antidemocrático» que se permita la circulación de automóviles por el carril exclusivo de  Metrovìa  en horas pico, dijo Peñalosa. El experto recordó que se debe privilegiar al transporte público por sobre los carros pues moviliza a más personas. 

Compartir su carril hará colapsar el sistema, advirtió.

Puso como ejemplo el diseño de buses con asientos colocados de lado, como los que se usan en Bogotá, lo que facilita mayor vigilancia de los propios usuarios ante cualquier anomalía que ocurra. Y esto se suma al funcionamiento de cámaras al interior de las unidades para judicializar los casos de robo y abuso sexual.

Sobre la transpotaciòn pública, señaló que debe ser para todos los estratos y no se debe considerar únicamente para personas de escasos recursos o clase media. Por eso cuestionó también que las unidades tengan publicidad que oculte la visibilidad de las ventanas. ‘¿Por qué debemos privatizar lo público?’, reflexionó.

Insistió en la urgencia de que las ciudades hagan la transición a la movilidad sostenible, que implica priorizar la caminata, la bicicleta y el transporte público. 

Mencionó el caso de la danesa Copenhague, donde vías de seis carriles fueron transformadas con parques lineales en medio de la calle diseñados por cinco arquitectos -para garantizar la variedad de diseño- y se dejó solo dos carriles de máximo 30 kilómetros por hora. ‘En otras ciudades nos llenamos de pasos a desnivel y autopistas de dos pisos’, cuestionó. 

Fuente: El Universo

Related Articles