Home Comunidad De $ 70 a $ 1.200 por un techo para residir en Guayaquil

De $ 70 a $ 1.200 por un techo para residir en Guayaquil

by editor

Roque Franco, de 68 años, profesor jubilado, y Daniel Flores, de 50, comerciante, dueño de una despensa, mencionan que aprovecharon la oportunidad y compraron una segunda casa en el sector Mucho Lote 1, norte de Guayaquil, con el objetivo de rentarlas y así obtener un ingreso adicional mensual.

Roque Franco recibe $ 230 al mes por una villa de una planta que remodeló para hacerla acogedora. “Si es una modelo, pequeña, que sigue así como nos la entregaron, solo dan $ 100, no quieren pagar más”, dice el hombre, cuyo bien queda en la etapa 3, como la de su vecino.

Daniel Flores recibe $ 120 por cada una de sus dos suites, que alquila a parejas jóvenes que “recién empiezan” la vida conyugal. Admite que por ser flexible a veces se ha quedado sin cobrar el denominado depósito, que es igual al dinero equivalente a dos meses de alquiler que el inquilino entrega en garantía, por si el arrendador necesita cobrar por algún daño.

En Guayaquil, un techo alquilado para vivir cuesta entre los $ 70 y $ 1.200, puesto que hay propietarios, por ejemplo en la vía a la costa, que cobran aquellos $ 1.200 o más al mes por la renta de su casa.

En Mucho Lote 1, ambos ciudadanos llevan 5 años como arrendadores. “La hipoteca de mi casa es de 15 años, con el alquiler se va pagando”, comenta el dueño de la despensa respecto a los réditos de su bien.

Y aunque dueños de casa e inquilinos buscan mantener una relación armoniosa, no faltan los conflictos por morosidad que se ventilan en notarías, juzgados de lo Civil y mesas de mediación de instituciones. La abogada Ana Pazmiño menciona que en las notarías se puede pedir un desahucio.

Pero las desavenencias pueden surgir entre inquilinos si alguno de ellos no paga su proporcional facturado por consumo de electricidad o de agua. Es por ello que dueños de casa prefieren que el huésped saque un medidor a su nombre.

“Cuando uno alquila, ya sabe que va a aceptar las disposiciones del dueño de casa”, menciona Cecilia Lara, quien renta un departamento en Mucho Lote 1. Comenta que los martes le toca limpiar las escaleras.

Hoy, además, el arrendador solicita un garante al inquilino, y este debe estar en el momento de la firma del contrato.

El alquiler de una suite, que comprende dormitorio y baño en un solo ambiente, solicitadas usualmente por personas que viven solas, cuesta $ 120 en la ciudadela Los Esteros, sur, y en la Bolivariana, centro (zona de la Universidad de Guayaquil), incluso $ 100 en alguna casa rentera cercana al parque Centenario, o $ 70 en una vivienda del suburbio. Propietarios señalan que el valor incluye agua y luz, y no descartan cobrar algún proporcional si detectan consumo exagerado.

La renta de un departamento con dos dormitorios, sala y cocina cuesta $ 250 en un edificio del centro. Es la tarifa que menciona Danny Wilka (foto), administrador de un inmueble de cuatro plantas situado en las calles Quisquís y 6 de Marzo. “Para ir al malecón Simón Bolívar o al malecón del Salado, esta zona es estratégica, yo he vivido aquí toda mi vida”, destaca.

Fabián Pazmiño dice que en el centro él paga $ 400 al mes y que dispone de tres dormitorios con su respectivo baño, más sala, cocina e incluso una oficina. Vive en una cuarta planta de un edificio de Luis Urdaneta y Lorenzo de Garaycoa.

En el suburbio de Guayaquil hay departamentos por $150 en las denominadas casas renteras. Jonathan Vacacela, quien dejó de ser inquilino de una vivienda ubicada en la 28 y El Oro, indica que compartía el patio con vecinos y que por ello había horarios para lavar la ropa y consecuentemente ocupar los cordeles para el secado.

La renta de casas en la vía a la costa cuesta $ 1.200 al mes en urbanizaciones como Terranostra, kilómetro 13,5. En Valle Alto, en el km 20, $ 600 y $ 800. En Los Ceibos, el valor por la cesión de una vivienda con cerramiento y garaje también es de $ 600. Estos valores constan en portales como OLX y que corroboran habitantes e inquilinos de estos puntos residenciales de Guayaquil. 

Testimonio: ‘No me devolvió depósito’

“Fui inquilino de una casa rentera que está en la 28 y El Oro, de esas que tienen patio común, así que para lavar había turnos, porque se tenía que ocupar los cordeles. Supe que había peleas por eso, por esto de los turnos. Cuando me fui, le pedí al dueño de casa que me devolviera lo del depósito en vista de que el departamento estaba tal cual me lo había entregado. Él no quiso, no me devolvió, me dijo que ‘no me botaba’, que tenía que vivir los dos meses que había pagado, que si no él iba a dejar cerrado el departamento hasta que se cumpliera el tiempo, que ahí recién lo iba a ofrecer. Me tuve que ir no más”, Jonathan Vacacela.

Fuente: El Universo

Related Articles