Home Nacionales La cárcel La Roca, en Guayas, se sigue llenando de cabecillas de bandas delictivas.

La cárcel La Roca, en Guayas, se sigue llenando de cabecillas de bandas delictivas.

by Ecuador En Directo

Esta prisión, con capacidad para 100 presos, ya empezó a recibir a los jefes de las mafias más poderosas del Ecuador.

El Servicio Nacional de Atención Integral de Personas Privadas de Libertad (SNAI) ha confirmado que, hasta este sábado, 19 de noviembre del 2022, en La Roca existen 20 detenidos.

Todos son personas que encabezaban redes criminales. Los informes de Inteligencia señalan que los detenidos antes de llegar a esta cárcel ordenaban múltiples delitos desde las celdas de otros centros carcelarios.

Los agentes indican que ellos gestionaban y autorizaban acciones ilícitas dentro y fuera de las cárceles. Por ejemplo, entre los cabecillas se tiene información que se direccionaban robos, asaltos, sicariatos y hasta redes de extorsión en todo el Ecuador.

Por eso, el SNAI ha intensificado los traslados de los jefes criminales desde abril pasado.

Precisamente, el último traslado ocurrió el viernes 18 de noviembre de 2022. Cinco detenidos de la cárcel El Inca, en Quito, fueron llevados hasta La Roca, en Guayaquil.

Su transferencia se realizó bajo estrictas medidas de seguridad. Incluso, fue necesario la utilización de un helicóptero para llevarlos a Guayas.

Durante esa operación, en la cárcel de El Inca se presentó un amotinamiento. En esos actos violentos fueron asesinado 10 detenidos.

Los informes oficiales señalan que los ataques se originaron como medida para disuadir el traslado de los cabecillas.

¿Qué seguridades tiene la cárcel La Roca?

Según el proyecto gubernamental, La Roca es el complejo carcelario más seguro del Ecuador. Entre sus características más conocidas está su sistema de automatización de rejas. Es decir, no existen guías que se encarguen de cerrar las celdas.

Desde una sala de control se activa las seguridades de cada espacio. El sistema también está establecido para que exista un solo detenido por cada celda.

Ellos están sometidos a un régimen de aislamiento total. Tienen salidas al patio en horarios limitados por semana. Tampoco tienen derecho a visitas o conectividad de ninguna índole. Al menos eso es lo que se indicó en diciembre de 2021, mes en que se anunció que esa prisión regresaría a funcionamiento.

La Policía dice también que allí es el único centro que se vigila desde un circuito cerrado. La idea es que más cabecillas o jefes de bandas sean traslados hasta ese centro carcelario para evitar nuevos amotinamientos en las otras prisiones.

Related Articles