Home Internacionales EE.UU. se queda sin profesores y acude a inmigrantes

EE.UU. se queda sin profesores y acude a inmigrantes

by Jaime De La Cruz

Lauren Reynolds comenzó a llorar cuando descubrió que su universidad estaba cerrando el programa de educación infantil y primaria en el que estaba. Una de las últimas tres estudiantes en el programa, se graduará en la primavera.

Los funcionarios de la Universidad de la Ciudad de Oklahoma anunciaron que suspenderían los programas en 2020 después de un patrón preocupante de disminución de la inscripción, uno que es parte de una tendencia nacional.

Los programas de preparación de maestros de Estados Unidos han informado una reducción en el número de inscripciones durante al menos la última década. Los expertos hacen sonar la alarma: la profesión de educador, una piedra angular crítica de la vida estadounidense, está en crisis.

“A medida que más y más maestros se jubilan, necesitamos que otros desempeñen ese papel y, en este momento, los números no se ven bien para nosotros”, dijo Heather Sparks, directora de Formación de Maestros en la Universidad de la Ciudad de Oklahoma. “Es desgarrador verlo”.

La pandemia exacerbó los problemas existentes. Los temores de contagiarse de covid-19 y hacer cumplir los protocolos pandémicos se suman a la larga lista de desafíos que enfrentan los maestros a diario, desde salarios bajos y, a menudo, poca consideración por parte de sus comunidades, hasta un número creciente de tiroteos en las escuelas y requisitos legislativos sobre qué y cómo enseñar. Muchos educadores se han ido en los últimos años y, en medio de una grave escasez, pocas personas quieren ocupar sus puestos.

“Fui motivada casi por eso”, dijo Reynolds, de 29 años. “Quiero hacer lo correcto por nuestros hijos”.

Si bien algunos dicen que es demasiado pronto para conocer los impactos específicos de la pandemia, Lynn Gangone, presidenta y directora ejecutiva de la Asociación Estadounidense de Universidades para la Formación Docente (AACTE, por sus siglas en inglés) le dijo a CNN que las cifras ya muestran que el covid-19 disuadió aún más a los estadounidenses de dedicarse a la enseñanza.

En el otoño de 2020 y 2021, alrededor del 20% de las instituciones encuestadas por AACTE informaron que la pandemia resultó en una disminución de al menos el 11% en la inscripción de nuevos estudiantes universitarios. Aproximadamente el 13% de las instituciones informaron disminuciones “significativas” en el número de nuevos estudiantes graduados. Las universidades estatales regionales y las instituciones privadas más pequeñas, que a menudo se encuentran en comunidades rurales, han experimentado las caídas más pronunciadas.

“No sé qué tan mal tendrá que ponerse antes de que nos demos cuenta como país de que si no invertimos en educación… no tendremos a nadie en las aulas para enseñar a nuestros hijos”, dijo Gangone.

¿Qué está alejando a los aspirantes a educadores?

Priscilla, una estudiante de magisterio del norte de California que no quiso usar su nombre completo por temor al impacto que podría tener en su carrera, ha querido ser maestra desde que era adolescente, pero mientras se prepara para el examen para obtener sus credenciales esta primavera, le preocupa cuánto tiempo podrá hacer frente a las demandas actuales de estar en un salón de clases.

“Hay mucho más que se les pide a los maestros ahora”, dijo. “Es como, ‘¿me voy a quemar en mi primer año?’ Espero que no.”

El covid-19 agravó las luchas existentes y agregó nuevos obstáculos para los aspirantes a educadores. Algunos se perdieron las experiencias presenciales en el aula que sirven como una herramienta valiosa para prepararlos para sus prácticas de enseñanza como estudiantes y la fuerza laboral. Otros se sumergen en su primera experiencia en el aula al tratar de descubrir cómo mantener a sus estudiantes interesados ​​después de que muchos se acostumbraron a desconectarse después de horas en las pantallas electrónicas. Priscilla dijo que gran parte de su primer año como estudiante de magisterio ha consistido en revisar material anterior para poner al día a su clase. Todo mientras te preocupas por contraer covid-19.

“En este punto, se trata más de cuándo voy a contraerlo”, dijo Priscilla. “Actualmente estoy reemplazando a mi maestra (supervisora) porque ella y su familia contrajeron covid-19”.

Pero incluso antes de la pandemia, la profesión docente luchaba por atraer a nuevas personas: prometía mucho estrés y salarios bajos, y a pesar de las decenas de historias que destacan los impactos que los maestros pueden tener en sus estudiantes, que a menudo cambian la vida, los educadores en Estados Unidos se han sentido durante mucho tiempo despreciados e ignorados.

“Creo que la percepción de la enseñanza es que hay poco respeto y poca paga por la cantidad de trabajo que se debe hacer”, dijo Priscilla, y agregó que si bien su familia valora la educación, intentaron disuadirla de seguir enseñando. “No es tan prestigioso como otra cosa, como un médico o una enfermera”.

Una investigación de la Asociación Nacional de Educación encontró que el salario promedio de los maestros de aula durante el año escolar 2020-2021 fue de poco más de US$ 65.000. Algunos de los estados que pagan menos, que ofrecen un salario promedio de menos de US$ 50.000, incluyen Florida, Mississippi y Dakota del Sur, según la investigación. California, Massachusetts y Nueva York, los estados que más pagan, ofrecieron un promedio de más de US$ 85.000.

La pequeña compensación sigue siendo uno de los mayores desafíos en la contratación de futuros maestros, especialmente cuando se combina con los costos de adquirir las credenciales necesarias que se sumen a los préstamos estudiantiles.

Sabreena Shaller, una graduada de 22 años de la Universidad de Millersville y presidenta estatal estudiantil de la Asociación de Educación del Estado de Pensilvania, dijo que su título en educación temprana y educación especial tuvo un alto precio, desde los costos de las pruebas estandarizadas hasta el transporte durante su experiencia de campo — que incluía viajes frecuentes en Uber a las aulas en las que fue colocada durante su primer año antes de que decidiera pagar un lugar para su automóvil en el campus. Otros compañeros de clase, dijo Shaller, lucharon por encontrar medios de transporte.

“No solo necesitamos a esos estudiantes económicamente privilegiados como nuestros maestros, necesitamos a los maestros que también tuvieron dificultades para crecer económicamente, porque esos son los maestros que nuestros estudiantes también necesitan”, dijo Shaller. “Pero mantenemos nuestros programas educativos para aquellas personas que pueden permitirse el lujo de ser maestros”.

Fuente del periódico digital “CNN”

Foto: Cortesía

Related Articles