Home Internacionales Preocupante situación política en Armenia tras nuevas protestas

Preocupante situación política en Armenia tras nuevas protestas

by editor

El país se ha enfrentado a la agitación desde que el primer ministro Nikol Pashinyan firmó un acuerdo de paz negociado por Rusia en noviembre, sellando una derrota ante Azerbaiyán después de seis semanas de combates por la disputada región de Nagorno-Karabaj.

El presidente armenio, Armen Sarkissian, se ha negado a firmar una orden del primer ministro para destituir al jefe de personal del ejército, lo que agrava la crisis política nacional. en medio de protestas para que dimita el premier Nikol Pashinyan.

Este sábado, las manifestaciones de la oposición contra el primer ministro de Armenia continúan sumergiendo a la capital, Ereván, en masivas concentraciones para exigir la dimisión de la autoridad.

La oposición, por su parte, organizó una protesta de al menos 10.000 personas, que erigieron barricadas, levantaron tiendas y bloquearon las calles de las inmediaciones del Parlamento y prometieron quedarse allí hasta que el primer ministro dimita.

El Estado Mayor de las Fuerzas Armadas pidió este jueves la renuncia de Pashinian, que denunció un intento de golpe de Estado y logró convocar a unos 20.000 simpatizantes en la capital, Ereván.

Las protestas han ido en ascenso desde la firma del acuerdo de alto el fuego con Azerbaiyán sobre el disputado territorio de Nagorno Karabaj que puso fin a las hostilidades entre ambos países.

El documento implicó que las fuerzas armenias devuelvan a Azerbaiyán varios territorios que estaban bajo su poder desde principios de 1990. 

A raíz de esto surgió una oleada de protestas antigubernamentales que exigían la dimisión del primer ministro Pashinián, quien respondió que fue elegido democráticamente y que solo dimitiría tras una consulta popular.

Las divisiones se ampliaron el jueves pasado cuando Pashinyan desafió un llamado de los militares a renunciar, acusándolos de un intento de golpe de Estado, y a su vez, ordenó el despido del jefe del estado mayor general, Onik Gasparyan. Este sábado, Sarkissian dijo en un comunicado que no respaldaría el despido.

Por su parte, Pashinyan dijo que enviará nuevamente una demanda de renuncia de Gasparyan.
«Esta decisión no contribuye a resolver la situación en absoluto», dijo en una publicación de Facebook.

“Vuelvo a enviar la petición de cese del jefe de Estado Mayor al Presidente de la República, esperando que sea firmada de acuerdo con el procedimiento establecido”, indica el texto de Pashinyan, quien se ha enfrentado a crecientes pedidos de renunciar a su cargo.

“Considero que Inteligencia es lo suficientemente hábil para detener a las personas que quieren crear este caos. En Colombia, ni los paramilitares ni la guerrilla pudieron en su tiempo tomar esas decisiones (amenazas de venganza en las calles), peor estos grupos que quieren impresionar a la comunidad. Creo que no hay que darles ninguna credibilidad”.

Según él, el fallecido líder de Los Choneros era un hombre inteligente, en los ocho años que estuvo preso estudió dos carreras. Se graduó como abogado y como administrador de empresas. “Usted conversaba con él y no parecía un criminal, por eso era un buen líder. Tras su muerte intentaron tomar el liderazgo de Los Choneros: Fito y Jr. Roldán (hombres de confianza de J. L.), pero no tomaron las mejores decisiones y comenzaron las disputas con quienes eran sus aliados”.

“Por eso ahora surgió este grupo llamado Nueva Generación, que nada tiene que ver con el cartel mexicano. Aquí no tenemos grupos irregulares, aquí la fuerza pública controla e ingresa a donde sea porque vivimos en un estado de derecho”, citó Camacho. 

Related Articles