Home Cultura Falta de recursos pone en riesgo a tres festivales

Falta de recursos pone en riesgo a tres festivales

by editor

El V Festival Saca el Diablo puso en cartelera 31 bandas de géneros distintos, el sábado pasado. Convocó a 5.120 personas entre público, productores e invitados.

Esa acogida motivará a los organizadores a trabajar en una nueva edición dentro de dos semanas. Esto se da mientras otros festivales, exclusivamente rockeros, aún buscan alternativas de financiamiento para este año. Antes de cumplir 15 ediciones en 2017, el Festival de Música Independiente Quitofest ya se había consolidado como la mayor plataforma para la música alternativa.

Ese año sus productores decidieron cobrar entradas y tuvieron un saldo negativo (invirtieron $ 500.000 y las pérdidas llegaron a la mitad).

Por eso cambiaron de locación el año pasado: del Parque Itchimbía (con aforo de 15.000 personas) al Parque de las Diversidades (3.000). Actualmente, la Fundación Música Joven, gestora del Quitofest, no tiene certezas sobre la continuidad del evento y busca presupuesto. La Alcaldía de Quito retomará el programa “Agosto, Mes de las Artes” pero no ha incluido al metal.

En cuanto a la Semana del Rock -que también va a cumplir 17 años y solía coincidir con los veranos quiteños−, sus gestores tuvieron que aplazar la edición 2019 por razones financieras y de plazos.

Todavía no definen nuevas fechas. Este y el Festival de Fin de Año en la Concha Acústica de La Villaflora (que cumplirá 32 ediciones) son organizados por la Corporación Al Sur del Cielo (ASC), que retomaría el Rock Sinfónico en 2020. De lo que se trata, señala el gestor cultural Pablo Rodríguez, es de mantener una estructura básica porque “esta actividad no genera réditos”. “Las jornadas en la gestión cultural suelen ser de 18 horas de trabajo diario, a lo que hay que sumar gastos de producción como documentos de gestión de riesgos”, insiste.

Las alternativas para financiar la XVII Semana… tienen que ver con espacios en la Casa de la Cultura y muestras audiovisuales además de incentivos estatales, le contó a este Diario el gestor. El requisito para entrar a la categoría de “Festivales emblemáticos” (con fondos del Instituto de Fomento a las Artes, Innovación y Creatividad-IFAIC para cuatro años) fue que los postulantes hayan realizado 10 ediciones consecutivas, pero el de la Concha Acústica no estuvo entre los seleccionados.

“Tal vez es un error de nuestra parte que le hemos acostumbrado al Estado a hacer las cosas con lo que buenamente nos dé; eso nos ha acarreado deudas y problemas en la producción y hasta personales”, explica Rodríguez, quien espera que “sean idóneas” las nuevas autoridades del IFAIC, ahora que recepta candidatos para su dirección.

El productor descarta que el concierto de la Concha vaya a poner un precio para los asistentes. No alcanzarían a cubrir el costo de seguridad privada, además de impuestos. En cuanto a la Semana del Rock, ASC analiza pedir donaciones, y no un monto por el acceso a sus eventos. Entre los festivales que sí fueron incluidos en la lista de “Emblemáticos” constan: Quito Blues (10 ediciones) y el tungurahuense Festivalfff (17).

Rockcotocollao y Bataka Fest

El festival Rockcotocollao cumplirá una década el sábado 14 de septiembre.

“Haremos el concierto con las bandas que deseen presentarse”, señala Carla Ribeiro, “porque no hay buen presupuesto y las instituciones que lo financian tardan en pagar a los músicos”. Para esta productora quiteña también “fue una pena que el último Bataka Fest haya tenido 400 personas en Quito y Guayaquil, pese a que contó con una buena producción”.

Related Articles