Home Internacionales Las cecilias, unos anfibios parecidos a los gusanos, podrían tener saliva venenosa

Las cecilias, unos anfibios parecidos a los gusanos, podrían tener saliva venenosa

by editor

La presencia de veneno es prácticamente desconocida en los anfibios, pero recientemente unos científicos han descubierto una especie de cecilia que podría tener una saliva tóxica, señala un artículo de National Geographic. De corroborarse las sospechas de los especialistas, estos anfibios sin patas y sin ojos pero con dientes serían aún más raros de los que creen los biólogos, que ya antes de este descubrimiento los consideraban unos de los invertebrados más desconocidos del planeta, en parte debido a su hábitos subterráneos.

Carlos Jared, biólogo evolutivo del Instituto Butantan en Sao Paulo, Brasil, y autor de un nuevo estudio sobre estos animales publicado en la revista iScience, descubrió en algunos ejemplares de cecilia de anillos (‘Siphonops annulatus’) capturadas en Brasil un conjunto nunca antes descrito de glándulas dentales que producen saliva y, posiblemente, enzimas venenosas. Sin embargo, se necesitan más análisis para confirmar que la saliva de esta especie es realmente venenosa, advierte el científico.

Sus tres filas de dientes parecidas a agujas, dos en la parte superior y una en la parte inferior de la boca, probablemente ayudan a estos depredadores a atrapar y tragar lombrices de tierra.

El único otro anfibio venenoso conocido es la rana de Greening, también encontrada en Brasil, que ‘pica’ a través de una combinación de glándulas venenosas y espinas afiladas que tiene en la cara. Otros animales con saliva venenosa incluyen serpientes, dragones de Komodo y mamíferos como las musarañas, los loris lentos y murciélagos.

De confirmarse la presencia de veneno en la saliva de estos anfibios, las implicaciones serían sorprendentes, señaló Emma Sherratt, una bióloga evolutiva de la Universidad de Adelaida, en Australia, citada por National Geographic.

Según Sherratt, significaría que el veneno evolucionó independientemente en anfibios y reptiles, lo que desafía lo que sabemos sobre cómo evolucionó el veneno.

FUENTE : RT

Related Articles