Home Internacionales Hiroshima y Nagasaki: ¿por qué es seguro vivir allí pero no en Chernóbil, si todas fueron afectadas por altos niveles de radiación?

Hiroshima y Nagasaki: ¿por qué es seguro vivir allí pero no en Chernóbil, si todas fueron afectadas por altos niveles de radiación?

by editor

El dominio de la energía nuclear es uno de los grandes logros científicos de la humanidad, pero también desató dos tragedias que marcaron la historia.

La primera de estas catástrofes fue un ataque premeditado.

El 6 y 9 de agosto de 1945 Estados Unidos lanzó dos bombas atómicas sobre Hiroshima y Nagasaki, en Japón.
Los cálculos más conservadores estiman que para diciembre de 1945 unas 110.000 personas habían muerto en ambas ciudades, a causa de la explosión y la radiación, mientras que otros estudios afirman que pudieron ascender a 210.000.

A estos se suman los sobrevivientes, que sufrieron envenenamiento radioactivo y desarrollaron enfermedades cómo cáncer o leucemia.
Desde entonces, ningún otro país ha lanzado un ataque nuclear.

El segundo desastre fue un accidente.

En las primeras horas del 26 de abril de 1986 explotó uno de los reactores de la planta nuclear de Chernóbil, en Ucrania.

La explosión inicial mató a dos personas y 134 miembros de los equipos de emergencia sufrieron síndrome de irradiación aguda: 28 murieron en los siguientes meses y otros 19, después.
Los sobrevivientes aún sufren lesiones en la piel y en los ojos debido a la exposición al material radioactivo.

Un informe de la Organización Mundial de la Salud estimó que hasta 4.000 personas podrían morir a causa de la radiación a la que se vieron expuestas a raíz del accidente.

Esta ha sido la mayor fuga accidental de radiación en la historia de la energía nuclear.

Tras el desastre, los habitantes de la ciudad de Prypiat, cercana a la planta, fueron evacuados y se estableció una zona de exclusión de 30 kilómetros alrededor de la planta nuclear.
Hiroshima, Nagasaki y Chernóbil sufrieron las consecuencias de la radiación, sin embargo, hoy el panorama es muy distinto entre las ciudades japonesas y la planta nuclear.

Mientras en Hiroshima y Nagasaki la vida transcurre con normalidad, muchas áreas de Chernóbil siguen deshabitadas y otras con acceso restringido debido al riesgo latente de la radiación.

Related Articles