Home Política COMUNIDAD ESCOLAR DE GUAYAQUIL ESPERA MEJORAS TRAS 2 MESES DE CLASES

COMUNIDAD ESCOLAR DE GUAYAQUIL ESPERA MEJORAS TRAS 2 MESES DE CLASES

by gustavo67

En uno de los planteles del sur de la ciudad, personal contratado por el Distrito 2 de Educación arreglaba mobiliario estudiantil a mediados de junio.

Cinco grifos están abiertos, pero de ninguno cae agua. Dos de los cuatro inodoros del baño de mujeres están sin tapa y todos ‘taponados’, dicen alumnas del colegio César Borja Lavayen, en el sur de Guayaquil.

Luego de dos meses de clases, las condiciones de este servicio higiénico son similares a los de otros planteles fiscales. Son deficiencias que se suman a filtraciones de agua, daños en el sistema eléctrico, desniveles en el piso que causan anegamiento cuando llueve, entre otras.

Estas “carencias” se detallan en documentos que sustentan las contrataciones de tres direcciones distritales de Guayaquil para 35 planteles. Según el Servicio Nacional de Contratación Pública (Sercop), se adjudicaron cuatro contratos del 28 al 31 de mayo por $ 893.000 con un plazo de entre 45 y 90 días.

En las unidades Carlos Alberto Flores y Bolivariana (sur y centro) se necesitan sanitarios para el curso de inicial; en la unidad educativa Assad Bucaram (suburbio) hay un aula con plancha de zinc en “pésimas condiciones” y un sistema eléctrico ‘artesanal’ que “podría ocasionar un incendio”; en el colegio Enrique Gil Gilbert, (centro) hay una oficina con el piso bajo el nivel de la calle que se llena de agua y forma “criadero de mosquito”; en el plantel César Borja Lavayen (sur), un bloque de aulas no tiene luz, según informes de los distritos.

Con las contrataciones, señalan los registros del Sercop, se busca atender esas necesidades. Además, en once planteles del Distrito 2 (parroquia Ximena) se adecuarán baños para personas con discapacidad, en la mayoría se cambiarán inodoros y en cuatro se construirán rampas; mientras que en otros 20 del Distrito 3 (parroquias García Moreno-Roca) y 4 del Distrito 6 (parroquia Tarqui) se impermeabilizarán losas y se repondrán tumbado, cubiertas.

A más de estas mejoras, los centros necesitan equipamiento. El colegio Jaime Roldós Aguilera, en el sur, tiene quince computadoras –donadas por el Municipio hace varios años–, pero cinco están dañadas y las otras son “muy básicas”, dice un funcionario del plantel, y agrega que al menos requieren unas 50 para los chicos de bachillerato. También piden programas específicos, proyectores, microscopios, simuladores de bombas al vacío para los laboratorios de Química y Física, detalla otro funcionario.

Ambos esperan que estas falencias se cubran este año, tras la visita de autoridades del ministerio hace semanas.

El colegio César Borja Lavayen tiene más de un año sin usar el laboratorio de Química, dicen docentes, y agregan que se está gestionando la rehabilitación de ese salón con recursos de autogestión (reciclaje). Los experimentos los hacen en casa y los presentan en clases, cuenta Emilia, alumna de segundo año de bachillerato.

Según el ministerio, las unidades del milenio tienen el “equipamiento necesario”. Añade que dotará de una red intranet y servidor de contenidos digitales a 2.500 centros para 900.00 estudiantes este año.

Además de los 35 planteles con contratos de mantenimiento, Érika Lainez, subsecretaria de Educación de la Zona 8 (Guayaquil, Durán y Samborondón), asegura que en otros 35 ya se concluyeron las reparaciones, pero que el plan de mejoras comprende a 913 planteles en Guayas, de los cuales 878 están pendientes. “Se priorizan las instituciones con mayor desgaste o que hayan tenido alguna dificultad para iniciar las clases”, justifica Lainez.

A dos meses de comenzadas las clases, aún se entregan textos escolares a los alumnos (20.409) que se han matriculado tardíamente (hasta junio). Quienes lo hicieron en el periodo regular, 514.000 estudiantes, los recibieron en abril.

Fuente: El Universo

Related Articles