Home Salud Los calentados ¿recomendados o no?

Los calentados ¿recomendados o no?

by editor

Le quedó arroz blanco y con él hizo un chaulafán; le sobró fideos y preparó una tortilla; y así un sinnúmero de recetas. Es que quién no lo ha hecho alguna vez, sobre todo en Navidad o Fin de Año, fechas claves en las cuales el calentado es tan común como los regalos, es como un obsequio al estómago. Hay quienes dicen que así sabe más rico.

Aparte que cocinar sin desperdiciar está ‘de moda’, pero ¿hacerlo es bueno o malo para la salud? La nutricionista María José León indica que no representa un riesgo, siempre y cuando se haya tenido la asepsia adecuada al momento de manipular y cocinar los alimentos: manejar una tabla de picar para vegetales, otra para carnes y otra para mariscos, y así evitar contaminación entre ellos, por citar un ejemplo.

Restricciones para…

-El arroz: La forma en la que se guarda el que está cocido es tanto o más importante a cómo se recalienta. Si se deja reposar a temperatura ambiente las esporas (bacteria) se multiplican y pueden producir toxinas que causan vómitos o diarrea y al recalentarlo no queda libre de toxinas.

-El pollo: Y otras aves de corral tienen cierto grado de contaminación por la salmonella al igual que el huevo. En general, calentar el pollo no es lo más recomendable, sobre todo en microondas, ya que el calor no penetra por igual en una porción y al ser más denso en proteínas que la carne, cuando se recalienta se descompone de manera diferente y pueden alterar el estómago.

-Las papas: Su problema no es el recalentamiento en sí, sino la forma en la que se almacenan después de la cocción. Si las dejan enfriar a temperatura ambiente (sin refrigerar), las condiciones pueden ser las adecuadas para el crecimiento de bacterias. Se sugiere refrigerar las papas una vez cocidas.

-Verduras de hoja verde: Pueden contener altas concentraciones de nitrato, dependiendo del lugar donde se las cultive. El nitrato es inofensivo, pero al calentarse puede convertirse en nitritos y luego en nitrosaminas, sustancias cancerígenas que pueden afectar la capacidad de la sangre para transportar oxígeno.

¿Cómo hacerlo?

Los alimentos que han sido cocinados con anticipación y enfriados recaliéntelos por lo menos a 165 °F en la hornilla (temperatura baja), de 5 minutos en adelante, a menos que lo prefiera más caliente. Se deben hervir las sopas, salsas y salsas de carnes cocidas, colocándolos en una cacerola y calentando por completo.

En el microondas se deben cubrir completamente (con una tapa apta para este tipo de horno) los alimentos cocidos para que se calienten uniformemente, y revolverlos de vez en cuando. No recalentar comidas en ollas de presión. Si usted calienta por segunda o tercera ocasión, los alimentos perderán su textura, sabor y valor nutricional (vitaminas y minerales, que son sensibles al calor).

Cómo hacerlo

Los alimentos que han sido cocinados con anticipación y enfriados recaliéntelos por lo menos a 165 °F en la hornilla (temperatura baja), de 5 minutos en adelante, a menos que lo prefiera más caliente. Se deben hervir las sopas, salsas y salsas de carnes cocidas, colocándolos en una cacerola y calentando por completo.

En el microondas se deben cubrir completamente (con una tapa apta para este tipo de horno) los alimentos cocidos para que se calienten uniformemente, y revolverlos de vez en cuando. No recalentar comidas en ollas de presión. Si usted calienta por segunda o tercera ocasión, los alimentos perderán su textura, sabor y valor nutricional (vitaminas y minerales, que son sensibles al calor).

Ellos no

No es recomendable que niños, mujeres embarazadas, adultos mayores y personas con problemas de gastritis o colon irritable tengan esta práctica, pues la comida, al estar expuesta al ambiente para luego ser almacenada y recalentada, puede sufrir descomposición y causar problemas gastrointestinales.

Fuente: Expreso

Related Articles