Home Internacionales La Guardia Civil halla cerca de 40.000 euros en el despacho del edil de ERC de Cabrera

La Guardia Civil halla cerca de 40.000 euros en el despacho del edil de ERC de Cabrera

by editor

La Guardia Civil halló cerca de 40.000 euros en efectivo en el despacho de un concejal republicano de Cabrera de Mar (Maresme) detenido durante los registros ordenados por el juez que investiga el supuesto desvío de fondos públicos para costear gastos del expresident Carles Puigdemont en Waterloo.

Por su parte, un comunicado oficial del Ayuntamiento de Cabrera de Mar, defiende la actuación administrativa y correcta relacionada con la aprobación inicial de la modificación puntual del POUM, con todos los informes técnicos, jurídicos de intervención y secretaria, fueron favorables. En el pleno se aprobó por 9 votos a favor y dos abstenciones.

Jordi Mir, de PDeCAT, alcalde de Cabrera de Mar (Aj. CdM.)

Consideran desde el municipio que las detenciones de las tres personas del Ayuntamiento fueron innecesarias y arbitrarias, sin haber sido ordenadas por un juez. Aseguran que es falso que haya una recalificación urbanística en el sector de Villa Bugatti y que la tramitación se ha llevado a cabo con el acuerdo de la Comissió Territorial d’Urbanisme de la Generalitat.

Para el gobierno municipal, el informe de la Guardia Civil que ha provocado la intervención judicial “está totalmente sesgado y manipula la información, mezclando torpemente un procedimiento de tramitación urbanística con la celebración de un festival de música”. Por todo ello el Ayuntamiento lamenta el espectáculo “denigrante” del despliegue policial, que ni Cabera, ni su Ayuntamiento “lo merecen”.

Fuentes cercanas al caso han confirmado que, durante la entrada y registro practicada por el instituto armado en el Ayuntamiento el pasado miércoles, encontraron casi 40.000 euros en efectivo en las dependencias que ocupa el concejal de Urbanismo, Enric Mir, que ha quedado este viernes en libertad después de que la Fiscalía no haya solicitado medidas cautelares. Mir es uno de los nueve arrestados en la causa que instruye el titular del juzgado de instrucción número 1 de Barcelona.

Según fuentes jurídicas, el edil republicano se ha acogido a su derecho a no declarar con excepción de una cuestión, sobre la que sí ha querido dar explicaciones al juez y que supuestamente estaría relacionada con el dinero encontrado en su despacho. Mir se encuentra entre los 21 detenidos del miércoles a raíz de una operación llevada a cabo por la Guardia Civil en la que también fueron arrestados el alcalde de Cabrera de Mar Jordi Mir (PDeCAT), y el arquitecto municipal, Ramon Vilà.

Imagen de Villa Bugatti, en Cabrera de Mar (villabugatti.com)

El magistrado los relaciona con Villa Bugatti, una lujosa masía en el Maresme frecuentada por políticos en fiestas y eventos que podría ser el epicentro del supuesto “pelotazo” urbanístico que el juez atribuye a Vendrell, quien se aprovechó de la recalificación de la finca para mantener la actividad de celebrar banquetes y duplicar su valor.

De acuerdo con los informes de la Guardia Civil, que el juez da por buenos, todos ellos, a quienes se les imputan los delitos de tráfico de influencias y prevaricación urbanística, estaban al día de las irregularidades de la finca y de sus “reiterados” incumplimientos de las normas urbanísticas y sanitarias.

Agentes de la Guardia Civil custodian la puerta del ayuntamiento de Cabrera de Mar (Andreu Dalmau / EFE)

“En Villa Bugatti no está legalizado todo el tema de actividades, está así como en falso”, sostiene el concejal de Urbanismo en una de las conversaciones telefónicas interceptadas por el instituto armado, mientras que en otra asegura que la masía “ha funcionado piratillamente durante muchos años”.

Pese a tener conocimiento de estas irregularidades, el alcalde y el edil impulsaron el pasado febrero en un pleno la aprobación inicial de la modificación del Plan de Ordenamiento Urbano Municipal (POUM) de Cabrera de Mar, que hizo que Villa Bugatti aumentara su valor de cinco a diez millones de euros.

Fuente: La Vanguardia

Related Articles