Home Cultura El ‘atranca puertas’, un pan que aún tiene sus comensales en Santa Rosa.

El ‘atranca puertas’, un pan que aún tiene sus comensales en Santa Rosa.

by editor

La elaboración del ‘atranca puertas’ o ‘de cemento’, como se conoce al pan tradicional de Santa Rosa, estaría por desaparecer de la mesa de los habitantes de esa parroquia rural, ubicada a diez minutos en la parte occidental de Ambato. Pocos artesanos mantienen la tradición de elaborarlo.

Lucy Aldás, de 50 años, recordó que desde pequeña le ayudaba a su madre, Targelia Núñez, a elaborar este producto indispensable en la mesa de los habitantes del sector.

“Esta es una herencia familiar porque mi mamá había aprendido de sus abuelos”, indicó la mujer.

El pan lleva en el medio una especie de manchita negra hecha con una masa de dulce, para lo cual se utiliza panela.

A este pan se lo conoce de manera tradicional como el ‘atranca puertas’ o ‘de cemento’, porque es macizo y de mayor tamaño que los panes que se encuentran en las panaderías de la ciudad, y que están elaborados solo con harina blanca, indicó.

“Estos panes se hacen macizos porque se utiliza harina de trigo o negra, que es integral; además, como no contienen manteca ni mucha levadura no se inflan como los otros”, aseguró Aldás.

Con cierta nostalgia recordó que su madre hacía el pan de Santa Rosa a diario, porque el producto era apetecido en todas partes y por esa razón se vendía mucho.

En la actualidad ella se dedica a elaborarlo solo los miércoles en la tarde y los sábados en la madrugada.

“Es que ahora hay muchas panaderías que venden el otro pan y es lo que más consumen las actuales generaciones”, señaló la artesana.

Explicó que los viernes y lunes se ubica con su puesto en la plaza Primero de Mayo, en donde vende aproximadamente 3.000 panes.

Hace unos años lo hacía en el mercado Urbina porque allí había más gente que comercializaba este producto, pero ahora en la misma parroquia de Santa Rosa quedan muy pocos que se dedican a esta labor.

Cada pan cuesta $ 0,10.

La tradición de hacer el pan de Santa Rosa no es lo único que conserva de sus antepasados, sino el hacerlo en horno de leña porque quiere mantener el buen sabor. “No sale lo mismo el pan hecho en los hornos de gas”, agregó.

La tristeza se vuelva a apoderar de Aldás al recordar que tiene hijos que le ayudan de vez en cuando a hacer el pan de Santa Rosa, pero que como ellos ya tienen sus profesiones, no cree que vayan a continuar con esta herencia familiar.

“Después de mis días ahí ha de quedar, ya no hay quién siga, ahí ha de morir”, manifestó.

Polo Viteri, de 41 años, oriundo de Santa Rosa, llegó el sábado pasado muy por la mañana a comprar los panes recién salidos del horno.

Contó que desde pequeño consumía el pan ‘atranca puertas’ y esa es una tradición que mantiene hasta la actualidad en su hogar. Lo adquiere, al menos, las dos veces que puede encontrarlo en su sector.

Consideró que este pan es más saludable porque se lo hace con harina integral, sin levadura ni manteca.

Junto a su esposa, Paulina Aldás, y sus dos hijos tratan de mantener la tradición, aunque lamenta que se perderá con el tiempo en los hogares de esta población que alguna vez fue conocida por la amplia elaboración del ‘atranca puertas’. 

Fuente: El Universo

Related Articles